NUEVO

8 de enero de 2017

8. Y el mismo Jesús, cuando empezó tenía unos treinta años.

Su actividad era el producto de Su gran Amor continuo a lo Divino, con lo que también para con el Amor al prójimo. El consagró cada acción a Dios, y la realizó de tal manera que al mismo tiempo nunca consideró Su propia ventaja sino únicamente la de Su prójimo. Aparte de esto, este hombre dedicaba cada día tres horas de Su descanso general en Dios. Leer más...