NUEVO

22 de enero de 2017

10. Pilato respondió: “Lo que he escrito, esto lo he escrito”

El problema es que todos los eruditos prefieren atenerse a su argumentación cerebral y a la veneración muerta que ahí resulta, en vez de comprometerse con la más mínima acción del verdadero Amor. Porque ellos son furtivos que creen o más bien se imaginan: ¡Si algo hay de verídico en este asunto, entonces no queremos intervenir con nuestro reconocimiento; pero si nada hay de verídico en ello, entonces de todos modos con ello nada hemos perdido. Porque si se tributa honor a algo que de una u otra manera debe existir, entonces se gana si “ello” es; y nada se pierde si “ello” no es! Leer más...