NUEVO

6 de mayo de 2016

La Paciencia del Señor

Si tú veis a una madre loca o a un padre insensato maltratar a su hijo, te vas de golpe con toda la furia, y querrías incluso contender Conmigo, el amorosísimo Padre, diciéndome de modo impertinente: “Pero Señor, si Tú existes de todos modos, ¿cómo puedes quedarte a mirar estas atrocidades?”. Yo te digo: “¡Esta misma mujer mala debe serte un Evangelio! ¡En efecto, esto ha indignado tu alma y tú la habrías querido castigar enseguida con el fuego infernal, con un tormento infinitamente más grande de aquel con que ella ha castigado a su niño! Leer más...