NUEVO

27 de diciembre de 2016

6. Y como Le vieron, Le adoraron; Pero algunos dudaban.

Pero Yo aparezco otra vez, y a vosotros “los Pedros” no os pregunto solamente tres veces sino repetidas veces: “¿Me amáis?”. “¡A eso vuestra boca dice que sí!”. Pero cuando Yo miro profundamente en vuestro corazón, entonces no pocas veces lo veo como en un día de otoño borrascoso y conflictivo, envuelto en mucha clase de nieblas mundanas bastante sucias… por lo que con estas nieblas Yo no veo con claridad si este “sí” realmente consta escrito con letra flameante en vuestro corazón. Pues es bien posible que esto esté escrito en el interior... ¡¿Pero para qué tantas nieblas, que no pocas veces oscurecen el corazón de una manera que esta inscripción animada del Amor a Mí resulta indescifrable?! Leer mas...