NUEVO

12 de abril de 2016

La enseñanza de un habitante de la luna

Es sabido que vosotros primero hacéis de vuestros hijos unos cautivos y después ya no los podéis liberar. Nosotros educamos a nuestros hijos al modo como un alfarero de vuestra Tierra hace un tarro en su torno, estirándolo encima de la rueda desde dentro hacia fuera y al mismo tiempo apretando desde fuera hacia dentro porque si no le saldría un tarro deforme. De modo que si quieres aprender cómo educar a los hombres para la eterna libertad ve al taller de un alfarero donde comprenderás tu amor mal interpretado. A ver si me entiendes: ¡en el alfarero hay más sabiduría que hasta ahora en ti!». Leer mas...