NUEVO

3 de diciembre de 2015

Jesuitas, la ópera y el culto a la hostia





Cuando alguien coloca palabras en la música, él debe colocar solamente palabras celestiales y jamás palabras mundanas. Pues los tonos son puramente celestiales.

Lo mejor es dejar los tonos sin letra y oír la música en su melodía y armonía. Pues entonces son como conversaciones de los cielos, que de hecho son la más pura música. Leer mas...