NUEVO

7 de agosto de 2016

La imagen del Señor

En lo que respecta al deseo piadoso que tiene el pintor W. ya hace mucho tiempo, aunque, más en su cabeza que en el pecho y sus entrañas, aquí digo Yo que no Me es agradable imagen alguna, ni a colores y menos en madera o siquiera en metal o piedra. Pues mirad, todo esto no es más que algo material y por tanto muerto. Pero si ahora vosotros queréis representarme en la materia entonces me representáis en la muerte como un ser de forma de mi piel externa — lo que a menudo ha hecho retirar al ser Vivo de vuestros corazones y poner en su lugar a una imagen muerta de mi piel. Leer más...