NUEVO

13 de julio de 2016

Sobre los placeres carnales y sensuales

Aquellos diablos de la carne viven primero en las bebidas alcohólicas, en el vino, también en la cerveza, y en especial en los aguardientes. Cuando los hombres se embriagan fuertemente con tales bebidas entonces ellos reciben dentro de su carne con seguridad un diablo de la carne, si es que no más de uno. Una vez que ellos están dentro de la carne empiezan a escocer o picar y a torturar los genitales de una manera tan terrible que el hombre no puede evitar satisfacer tal escozor mediante el gozo sensual de la carne junto a las mujeres o a veces también con los animales. Estos diablos de la carne naturalmente no son otra cosa que las almas impuras de hombres ya fallecidos que también fueron muy adictos a la bebida alcohólica o a la sensualidad carnal. Leer más...