NUEVO

16 de enero de 2016

Parásitos del alma

Mira, la boca se desborda siempre de lo que está lleno el corazón y a los pájaros se les reconoce por su canto. Por eso, ¡escúchate a ti tan solo un día entero y observa todo lo que sale de tu boca, y reconocerás muy fácil y claramente con cuántos objetos carentísimos de valor se ha llenado tu joven corazón! - ¡Y mientras el corazón no se haya limpiado de tales objetos, no se puede hablar en lo absoluto de un Amor puro haciá Mí! Leer más...